miércoles, 4 de agosto de 2010

Mi reseña de Jenny Diski en La Vanguardia Cultura/s

Foto: I.N., Lugar protegido y durandiano, 2010
Biografía novelada
Una biógrafa implacable
ISABEL NÚÑEZ Jenny Diski Apología para la mujer que escribe CIRCE Traducción de Aurora Echevarría 286 PÁGINAS 17 EUROS Jenny Diski (Londres 1947) ha publicado en Circe varias novelas y libros de viajes. En la introducción de Apología para la mujer que escribe, la autora define el libro como “novela histórica”. Traza la trayectoria de una mujer, Marie le Jars (1565-1645) o Marie de Gournay, que pasó a la historia como editora y prologuista de los Ensayos de Michel de Montaigne, aunque también fue escritora feminista. Esta mujer autodidacta aprendió en la biblioteca de su padre muerto, descifró el latín y luchó contra su tiempo para cumplir la tarea que su admirado Montaigne le encomendara, sin dinero y contra el escepticismo misógino de su época. Para ella, la obra de Montaigne fue un descubrimiento y no se detuvo hasta conocerlo. Ahora bien, la lectura de esta vida insólita se hace difícil por la actitud fría e inclemente de la autora: es tan despiadada con su personaje, la desprecia y ridiculiza de tal manera –fea, sin modales, histérica, capaz de autolacerarse para que Montaigne acceda a sus deseos, mala escritora, delirante e ingenua— que resulta inevitable preguntarse por qué Diski la eligió como objeto de investigación. Según el relato, Marie se enfrenta a la cerrazón beata de su madre, que sólo piensa en casar a sus hijas y desdeña su aprendizaje cultural. Sólo cuenta con la simpatía de su tío, quien le regala una edición de los Ensayos de Montaigne, como un libro y un género nuevo que ha impactado al mundo literario. Por desgracia, su tío no la rescatará de su pobreza y Diski relativiza el apoyo intelectual y de la corte que logró Marie. La novela narra también la vida miserable de Marie de Gournay con su criada sáfica –que la ama y desprecia—, y el desdén del mundo cultural. Diski no la valora como autora, le extraña que Montaigne le confiara esa tarea, y en lugar de desconfiar de la misoginia de ese tiempo, parece dar la razón a quienes la atacaron. Adesiara acaba de publicar Igualtat entre els homes i les dones: una ocasión para leer a de Gournay y comprobar su valor. La historia podría ser apasionante, contagiarse de la maravilla reflexiva de Montaigne, pero acaba por resultar desoladora, con un paródico patetismo. Pese a todo, el dominio de Diski hace que el libro entretenga e interese, que incluso llegue a brillar, aunque nos exaspere el retrato dibujado con desdén.

4 comentarios:

Francis Black dijo...

Supongo que antes de la novela la autora hizo un estudio previo y en ese estudio se cargo de deprecio hacia Marie de Gournay, quizá no encontró lo que suponía. ¿No hay alguna entrevista? Es intrigante el tema.

Con el tiempo te podrías plantear una antología de criticas. En una entrevista decía Masoliver que hay lectores de criticas o reseñas independientemente de que el libro les interese o no , a mi me pasa yo leo las criticas por las criticas en si.

,

Larserfam dijo...

Leí "Extraña en un tren" de Diskin, a pesar de la traducción al español, y me gustó el estilo, pero no el contenido. Le faltaba "garra". Quizá lo intente de nuevo. :-)

Belnu dijo...

Yo no he leído su ficción.

Belnu dijo...

Sí, es una opción la de publicar un libro de críticas, a mí me gustan mucho (¿leíste los informes de lectura de Sciascia? ¿y los de Gabriel Ferrater? Son muy buenos!), pero habrá que esperar a que pase la crisis o a ser más popular...
Mi objeción al libro de JD es: si al empezar a investigar, la autora descubrió que le desagradaba tanto la biografiada, ¿por qué no abandonó? Sólo por rentabilizar el trabajo hecho? Si no sientes NINGUNA empatía hacia tus personajes, sólo puedes interesar al lector por el morbo de lo negativo...