miércoles, 29 de octubre de 2008

Brigitte Reimann en La Vanguardia Culturas

Foto: Thomas Ruff, Haus
Dos hermanos östeuropeos ISABEL NÚÑEZ Brigitte Reimann Los hermanos Bartleby Traducción de Ibon Zubiaur 179 PÁGINAS 15 EUROS Brigitte Reimann (Burg, 1933 – Berlín, 1974) inició su carrera literaria en los años cincuenta; su éxito llegó en los sesenta con Die Geschwister (premio Heinrich Mann) y su decepción del régimen socialista. En 1968 le diagnosticaron un cáncer; vivió diez años más escribiendo Franziska Linkerhand, que se publicó, inacabada y póstuma, en 1974. Sus novelas, su correspondencia (con Krista Wolff, entre otros) y sus Diarios fueron best-séllers: Reimann anticipaba la reunificación en una década y mostraba su intensa pasión de vivir, la desgarrada separación de un hermano al que adoraba y que se fue al Oeste, y su debate febril entre el sueño socialista y la realidad burocrática de la RDA. Bartleby publica ahora Los hermanos, primer libro de Reimann en castellano. En sus páginas late el amor incestuoso y nostálgico de Elisabeth y Uli, y la fuga, que la narradora ve como una traición o una consecuencia de su relación amorosa con Joachim. Esa discusión –con cartas y diálogos reales— le sirve para mostrar la vida de los artistas en la RDA, la censura, el dogmatismo, la ética marxista. Todos los sueños de la izquierda y sus trampas: hay algo orwelliano, algo koestleriano en su crítica, ese espíritu que aún mueve a tantos intelectuales poscomunistas: no renunciar a la base social y cultural del socialismo, donde la educación y los libros estaban al alcance de todos y los escritores –ingenieros de almas, dijo Stalin— tenían peso social, como sugiere Zubiaur en su prólogo. La novela va adelante y atrás en el tiempo, ondulante. Es el aliento vital de la autora, ese hálito ensoñado y febril lo que constituye su encanto: el personaje de Elisabeth, la artista libre atada por un lenguaje que la aprisiona, aferrada a las dos Alemanias desgajadas, entre el compromiso socialista y el amor sensual (por su rebelde hermano y por su amante), y al fin, como un pájaro atrapado, no resiste la arbitrariedad, la uniformidad zafia, la perversa combinación de un sistema que glorifica la cultura y al mismo tiempo la constriñe, forzando a la sumisión o a la conflictiva disidencia. El libro permite imaginar lo que fue el siglo XX en el Este de Europa, reflexiona sobre la tradición de la izquierda en el mundo y señala simbólicamente a los países nórdicos como la única opción para recoger ese legado.

2 comentarios:

Vicent Adsuara i Rollan dijo...

Siento muy lejos de allí que el régimen comunista sí, preconizaba la cultura pero se equivocó en una más de las cosas, en hacer una ética marxista muy parecida a la kantiana, una ética del deber, sobre la premisa de estar en la última onda de la historia que ya Marx preconizaba que acababa de nacer después de la dictadura del proletariado, sería esta, la nueva historia la sociedad comunista, hemos de conservar viejos valores socialistas pero no obviando la ética kantiano-marxista del deber, aunque sea el deber por el colectivo de oprimidos, y dejar el sexo, un poco al individuo que ya bastante tiene con luchar contra los tabús personales y atávicos que tiene y tenemos todos como el incesto, hubo de ser triste vivir enamorado de tu hermana en plena época marxista o ser homosexual en época nazi, en fin, un poco de comprensión es fundamental y sabernos escuchar, que pasa por amarnos y esto por abrazar a tu partenaire, amarlo. Con las morales deontológicas basadas en la razón ya Freud, del que muchos desgraciadamente abominan, ya dijo que no tenían razón de ser aunque algo se puede rescatar de Kant y de la ética marxista, del primero su imperativo categórico y del segundo su reversión entre la víctima y el verdugo propio de Hegel, aunque lo ideal si somos un poco idealistas kantianos también sería el que no existieran víctimas ni verdugos pero siempre nos identificamos violentando al otro. En fin "me'n vai, que se'm fa tard", que te voy a decir que no sepas, intentaré leer el libro y ya te diré, yo por mi parte te recomendaría una película que se llama "La vida de los otros" que habla sobre un agente de la Stassi alemana en la época comunista. Si no la has visto y no la encuentras yo me la bajaría, es muy buena. Venga hasta otra y besos de Vicent.

zbelnu dijo...

Gracias, Vicent. Vi La vida de los otros, y además he leído algo de literatura del Este y hablado con escritores de por allí. Mi libro balcánico saldrá en enero, en Alba.