miércoles, 10 de noviembre de 2010

Mi reseña de la Biografía de John Cheever en el Cultura/s

Foto: I.N., Un jardín en Cassà de la Selva, 2010
LA VANGUARDIA Cultura/s
Biografía Un retrato cruel (Una vida turbulenta ) ISABEL NÚÑEZ Blake Bailey Cheever: Una vida Duomo Perímetro Traducción de Ramón de España 885 PÁGINAS 43 EUROS Blake Bailey (Oklahoma, 1963), profesor de Universidad en Virginia, es biógrafo del escritor norteamericano Richard Yates. Con Cheever: Una vida obtuvo una beca Guggenheim y el Premio Nacional de la Crítica 2009, además de amplio acceso a la parte inédita de los magníficos Diarios de Cheever y a la documentación controlada por la familia. El resultado es esta magna y detalladísima biografía, que muestra lo que los Diarios ya dibujaban, pero sin su extraordinario impacto literario, sin la mirada del autor: el peso de un pasado familiar que atormentó a John Cheever toda su vida (ese padre fracasado en plena Depresión y la madre que le humilla con su fea tienda de objetos de regalo), la dualidad entre la fuerza de su deseo homosexual y la vergüenza que le producía, el alcohol ahogándolo todo, y su ambición social, su urgencia de ser un pater familias normal de clase media alta norteamericana, contrapuesta a su complejo social y a su incapacidad de encajar en esa apariencia de felicidad. Y su magnífica obra, el retrato despiadado de esas contradicciones, de esos secretos familiares que anidan en el césped suburbano y los reflejos de las piscinas, de ese descontento crónico, de la violencia del deseo reprimido y sus consecuencias. El retrato del escritor, a través de cientos de testimonios, amenizado con los cameos de escritores que fueron alumnos, amigos y/o rivales (Maxwell, Salinger, Updike, Roth, Capote, Donleavy, Bellow, Mailer, Gurganus), siguiendo su oscura infancia, su trayectoria estudiantil, universitaria, matrimonial y profesional de escritor en The New Yorker, guionista en Hollywood, profesor en la Universidad (de T.C. Boyle y Gurganus), miembro de Yaddo, sus amantes de los dos sexos, su difícil relación con sus hijos, su omnipresente ginebra, es demoledor, pero también conmueve, precisamente porque está detrás del Cheever escritor. La pregunta que se hará algún lector es hasta qué punto hacía falta esta investigación tan prolija de la parte más sórdida del hombre Cheever, y si nos interesa ese Cheever más que el escritor. Sobre todo, teniendo en cuenta que sus Diarios publicados son ya explícitos y con una calidad literaria muy superior. También cabe preguntarse por qué su familia, apoyando la biografía, habrá querido mostrar la peor cara del escritor. A mí me ha resultado de un voyeurismo agotador, tanto como sus Diarios (Emecé, 1993) me interesaron. Leyéndolo casi comparto su resaca alcohólica. Ciertamente es entretenida, está llena de brillante gossip y cuenta con un útil índice onomástico. Algunos la leen “como una gran novela”; depende de lo que uno busque en las biografías. Y el precio de la edición castellana parece excesivo. Tal vez su máximo valor sea devolvernos el deseo de leer sus cuentos, tan luminosos en su melancolía suburbana, tan sabiamente dosificados y económicos, de retomar La geometría del amor (Emecé, 1998), recordar al nadador que encarnó en el cine Burt Lancaster, volver incluso a sus diarios y novelas.

8 comentarios:

Xavier dijo...

Debo a un amigo desaparecido el descuboriento de Cheever, a quien he leído siempre con placer. Por supuesto me ha interesado el hombre que hay tras el escritor para así poder aprehender mejor lo que su narraciones evocan.
Después de leer esta mañana tu reseña en Cultura|s, me queda claro que si tengo interés por profundizar más en la vida del autor (nada del voyeurismo al que aludes de este cruel retrato)leeré sus diarios.

Belnu dijo...

Los Diarios son espléndidos porque sigue siendo su escritura. Ahora bien, depende de lo que uno busque en las biografías, seguro que muchos preferirán la biografía

Francis Black dijo...

No he leído a Cheever pero por lo que dices mejor su obra que la biografía, la vida de los autores hace que mucha gente se interese por su obra y lo contrario después de leer a un autor te interesas por su vida. Carta, memorias, artículos es una forma de aproximarse al autor, la otra es una biografía escrita por un tercero, pero hay biógrafos que pueden tener un gran material pero no son grandes escritores y una buena historia mal contada es un mal libro, un especialista no te garantiza una gran obra.

Belnu dijo...

Efectivamente, Francis! Aunque en este caso, Rodrigo Fresán opina que "se lee como una novela", así que también hay que contar con la lectura subjetiva de cada uno. Y eso sí, cualquiera que necesite investigar sobre Cheever más profesionalmente tendrá que contar con este libro.

Antonio Tello dijo...

Magnífica reseña Isabel. Tienes razón, es obsceno el chafardeo de una vida por el sólo hecho de haber sido una persona reconocida, un escritor. Recuerdo el cuento y recuerdo El nadador, con un formidable B. Lancaster, en la que también se veía la mano de Sidney Pollack.

Belnu dijo...

Gracias, Antonio!

Francis Black dijo...

tienes nueva critica en el culturas.

Belnu dijo...

Gracias por avisar! Voy para allá